Actualidad

7 de septiembre 2015

¿Puede la Psicología prescindir de la Neurociencia? Artículo de Javier Tirapu en queaprendemoshoy.com

Javier Tirapu Ustárroz, Psicólogo Clínico y Director del Servicio  de Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Terapia Ocupacional de la Fundación Argibide ha publicado un artículo en el portal

www.queaprendemoshoy.com bajo el título ¿Puede la Psicología prescindir de la Neurociencia?.

Introducción

Si la mente no existe fuera del cerebro, todo proceso mental, sea normal o patológico, es el resultado del funcionamiento cerebral. Los psicólogos y psiquiatras actúan sobre el cerebro, pero curiosamente la gran mayoría ignora cómo funciona. Sin embargo, todos creen que su modelo de intervención es eficaz.  Esto se llama la eficacia ignorante y algunos modelos de intervención se basan en apriorismos que no “encajan” en cómo opera el cerebro.

Desarrollo

Aunque la mayoría de los trabajos sobre la efectividad de los diferentes abordajes terapéuticos en los trastornos mentales presentan deficiencias metodológicas convendremos en señalar que cada profesional “selecciona” aquellos que más se ajustan a su modelo de intervención. Todos hablamos de los modelos basados en la evidencia o “en pruebas” pero el problema reside en que hoy en día es relativamente fácil encontrar artículos con “evidencia” de casi todo.

Jornadas Neurociencia

Una manera de solventar esta difícil disyuntiva se encuentra en la Neuropsicología,disciplina que debería forzar a las técnicas a demostrar su eficacia evaluando los cambios sobre el funcionamiento cerebral. De esta manera las técnicas de neuroimagen han comenzado a arrojar cierta luz sobre los cambios funcionales y estructurales que se producen en pacientes con daño cerebral cuando se interviene para recuperar la función dañada, es decir , sabemos que ocurre en el cerebro antes y después de nuestra intervención lo que a su vez permite comprender los efectos de la plasticidad cerebral.

En este sentido, los diferentes modelos psicoterapéuticos deben explicar algo más de lo que resulta obvio, es decir,  deben ir más allá de la afirmación de que algo es eficaz para explicar cómo y por qué es eficaz. Podíamos afirmar que cualquier intervención persigue someter al sujeto una serie de experiencias (reales o imaginadas, pasadas, presentes o futuras) para que las relaciones cerebro-mente se orienten en una dirección más adecuada o adaptativa. Cuando hablamos de las relaciones cerebro-mente  partimos de una premisa que ya hemos señalado anteriormente: cualquier proceso mental se sustenta en el funcionamiento cerebral aunque no puede ser explicado sólo por el resultado de dicho funcionamiento (reduccionismo codicioso en terminología de Dennett) (Dennet,1999). Como señala Kandell (1998,1999) “cuando un terapeuta habla a un paciente y este escucha  la acción de la maquinaria cerebral del terapeuta está produciendo un efecto en la maquinaria neuronal del cerebro del paciente”. A la vez que nuestra intervención produce cambios en el nivel interpretativo de la realidad del paciente es probable que estas intervenciones produzcan cambios  en su cerebro. Desde esta perspectiva, lo biológico y lo funcional se unen en una única realidad como es el ser humano.

Desde este planteamiento y sabiendo lo que sabemos sobre el funcionamiento cerebral la pregunta que debemos hacernos es la siguiente:  ¿Podemos explicar la eficacia de las técnicas basándonos en los modelos de dicho funcionamiento cerebral, sea normal o patológico?.  Nos tememos que esta pregunta pone en apuros a algunos tipos de intervención que utilizamos con frecuencia en nuestras consultas.

Pongamos como ejemplo las crisis de angustia, en estas la ansiedad resulta ser  el correlato neurovegetativo del miedo, miedo que parece estar más originado por estímulos internos. De forma resumida y simplificada podíamos afirmar que el núcleo amigdalino recibe información de los órganos internos y por un modelo de miedo condicionado estas señales sobre el estado de los órganos del cuerpo genera las crisis de angustia (Ledoux) (1996).  Es tal vez por este motivo por lo que resulta tan difícil que el paciente identifique sus distorsiones cognitivas antes de la crisis (probablemente  porque  no existen) y además explicaría lo refractarios que son estos pacientes a la intervención  cognitiva.  Se sabe que las conexiones que van desde  las zonas corticales al núcleo amigdalino son muchísimo más débiles que las que van desde este a la corteza. Esta simple afirmación hace tambalear los cimientos de la terapia cognitiva para los trastornos del miedo ya que plantea que la emoción es previa a la cognición y no al contrario como se postula desde este modelo. Como señala el mismo Kandell (1998,1999) la experiencia sensorial y el aprendizaje producen un debilitamiento de conexiones sinápticas preestablecidas y fortalecen otro tipo de conexiones

En cuanto a la Psicología clínica, resulta fundamental  que a la luz de los nuevos conocimientos elabore nuevas técnicas de abordaje de los trastornos mentales basadas en nuestros conocimientos del funcionamiento del cerebro normal y del cerebro afectado. Debemos reflexionar sobre lo que hacemos y sobre lo que nos queda por hacer,  escuchemos a las Neurociencias y no abandonemos la intuición y la imaginación. Así,  podremos avanzar hacia una nueva manera de hacer y entender la Psicología. Abandonemos nuestro discurso mentalista y convirtamos a la Psicología en una neurociencia. Debemos asumir, que está llegando la hora de optar  por la ciencia analítica o por el sentido común descriptivo (ese que nos enoja cuando escuchamos a otro profesional con el que no compartimos su análisis de  la realidad) y debemos abrir sin temor un gran debate sobre el futuro de la psicología clínica, si ese futuro debe estar más cercano a la Neurociencia o a la Filosofia (o bien si somos capaces de aunar ambos niveles de análisis).

Como señala Mora (1995): “Las Neurociencias (entre ellas incluyo a la psicología) están faltas de una auténtica revolución, de la aparición de un gran descubrimiento, de un salto impredictible o turning point que ilumine y oriente las investigaciones en una nueva dirección, algo así como  lo ocurrido en otras ciencias con los hallazgos de Copérnico, Newton, Darwin, Einstein o Watson y Crick”. En otras de sus obras señala ( Mora, 2001): “Las ciencias del hombre son como una Torre de Babel con mucha gente trabajando en ellas y hablando muchas y diferentes lenguas…… Por ello, ha llegado la hora de que las Neurociencias intenten  una síntesis y construyan puentes entre niveles de análisis”. Participemos en esta búsqueda maravillosa que permita desvelar como se unen procesos mentales y funcionamiento cerebral en una única realidad que es el hombre.

Ver artículo en www.queaprendemoshoy.com

20 agosto 2015

Rubén Peinado Psicólogo clínico de la Unidad de Trastornos de la Personalidad de Fundación Argibide ha participado en una investigación sobre los suicidios Navarra publicada en la revista Anales del Sistema Sanitario de Navarra

Rubén Peinado Psicólogo clínico de la Unidad de Trastornos de la Personalidad de Fundación Argibide ha participado en la investigación Características de los suicidios consumados en Navarra en función del sexo' sobre el Suicidio publicada en el último número de la revista Anales del Sistema Sanitario de Navarra.

El suicidio es la mayor causa de muerte no natural y según este estudio se constata que por cada tres hombres que se quitan la vida lo hace también una mujer. Entre 2010 y 2013 se registraron en Navarra 180 suicidios, de los que 136 fueron de hombres y 44 de mujeres. El perfil más frecuente es el de un hombre, de 53 años, soltero, con nacionalidad española y que vive en un entorno urbano.

El estudio se ha elaborado a partir del análisis de las historias clínicas de las personas que se quitaron la vida en la Comunidad foral, entre los años 2010 y 2013, con el objetivo de disponer de un perfil de la persona que se suicida en Navarra y poder así abordar estrategias que ayuden a la prevención de este problema de salud pública, que actualmente es la mayor causa de muerte no natural.

Este análisis es el resultado de una investigación realizada en 2014 por los entonces psicólogos internos residentes Leire Azcárate, Rubén Peinado y Miriam Blanco, coordinados por la jefa del Servicio del Área Comunitaria y CSM de la Dirección de Salud Mental de Navarra, Adriana Goñi, y por el profesor del Departamento de Psicología y Pedagogía de la Universidad Pública de Navarra, José Javier López Goñi. En la elaboración de este estudio también han participado el jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario de Navarra, Manuel J. Cuesta; y el jefe del Servicio del Instituto Navarro de Medicina Legal, Iñaki Pradini.

Según dicho estudio, los hombres presentan tasas más altas de suicido que las mujeres en cualquier grupo de edad. De hecho, por cada tres hombres que se quitan la vida lo hace también una mujer. Este predominio de los suicidios masculinos se asocia con la mayor letalidad de los métodos que emplean frente a los que utilizan las mujeres, que son menos violentos.

El mayor porcentaje de suicidios se produce en verano (el 39%), seguido por la primavera (el 22%), el invierno (el 21%) y el otoño (18%). En cuanto al momento del día, la mayoría se registran por la mañana, entre las 8 y las 12 horas. El lunes es el día de la semana con mayor número de fallecimientos por esta causa, con el 20% del total, y los viernes el día con menos, el 6%. Los autores del estudio señalan que conforme aumenta la edad se incrementa el número de suicidios, sobre todo a partir de los 40 años.

El análisis también se centra en otros aspectos sociodemográficos como la situación laboral y la cualificación profesional de las personas que se suicidaron en Navarra entre 2010 y 2013, si bien no se tienen los datos completos de todos los casos. En el caso de los hombres, predominan los solteros, que viven solos y con bajo nivel educativo. Sin embargo, las mujeres presentaban mayor nivel educativo, estaban casadas y vivían en pareja. En cuanto al lugar en el que se cometió el suicidio, el 65,6% de los casos fue en el domicilio propio.

El estudio también constata que en la Comunidad foral no se observa un incremento de los suicidios tras el inicio de la crisis económica. Además, la mayoría de los casos estudiados corresponden a personas pensionistas por su edad (el 49%) y no a personas en desempleo (el 15%). Entre las personas que se suicidaron, tan solo un 0,7% eran amas de casa.

Cabe indicar que las conductas suicidas son el resultado de la interacción entre factores biológicos, genéticos, psicológicos, sociales, ambientales y situacionales, que constituyen una “compleja interacción” entre factores de vulnerabilidad y eventos ambientales, tal y como pone de manifiesto la investigación publicada por la revista Anales del Sistema Sanitario.

Imagen de portada: Mental Clinic

25 julio 2015

Finaliza el primer módulo del programa de tratamiento grupal para el Trastorno de Personalidad Límite dirigido por Rubén Peinado e Iñaki Lorea

El pasado 15 de julio finalizo la última sesión del primer módulo del programa de tratamiento grupal para el Trastorno de Personalidad Límite, dirigido por Rubén Peinado e Iñaki Lorea, Psicólogos clínicos de la Unidad de Trastornos de la Personalidad de Fundación Argibide. Basado en la Terapia Dialéctico-Conductual, el módulo de Tolerancia al Malestar ayuda a superar las crisis emocionales a través del aprendizaje de habilidades de aceptación del malestar, sin que esto signifique una resignación ante el sufrimiento. En esta ocasión, la primera edición del grupo de formación en habilidades ha finalizado con éxito las 8 sesiones del módulo.

El programa de aprendizaje de habilidades para el Trastorno Límite de la Personalidad tiene como objetivo mejorar las capacidades de afrontamiento en cuatro ámbitos que suelen estar afectados en esta patología:

1. Caos interpersonal: se refiere a la tendencia a establecer relaciones caóticas, intensas y llenas de dificultades, y a la dificultad para finalizar las relaciones, a la vez que se hacen esfuerzos intensos y desesperados para evitar el abandono.

2. Desregulación emocional: se refiere a la tendencia a experimentar reacciones emocionales intensas y rápidas, así como a tener problemas con la ira y la expresión de la misma, y episodios frecuentes de depresión y ansiedad.

3. Impulsividad: se trata de una fuerte predisposición a las conductas impulsivas extremas y problemáticas, como el abuso de sustancias, las conductas sexuales de riesgo, las autolesiones o los intentos suicidas. Estas conductas se entienden como formas de manejo del malestar sentido (no como llamadas de atención o conductas caprichosas) que han servido a la persona para poder sobrevivir hasta el momento, si bien contribuyen a perpetuar el sufrimiento.

4. Confusión acerca del yo, desregulación cognitiva: se refiere a la tendencia a experimentar sentimientos de vacío, sentimientos de no saber quién se es o cambios frecuentes en los proyectos vitales. En las próximas semanas los psicólogos Rubén Peinado e Iñaki Lorea continuarán con los restantes módulos del programa de formación en habilidades, concretamente dirigidos a mejorar las capacidades de regulación emocional y de eficacia interpersonal.

En las próximas semanas los psicólogos Rubén Peinado e Iñaki Lorea continuarán con los restantes módulos del programa de formación en habilidades, concretamente dirigidos a mejorar las capacidades de regulación emocional y de eficacia interpersonal.

Imagen de portada: Taringa

18 de junio 2015

"El conocimiento del cerebro está avanzando muy rápido". Entrevista a Javier Tirapu para Isterria

Javier Tirapu Ustárroz, Psicólogo Clínico y Director Técnico y Científico del Área de Neuropsicología de la Fundación Argibide, aparece en el Número de Junio de la Revista Isterria. Además en dicho número también ha desarrollado un dossier sobre "el cerebro social"

Autores: Iván, Saoia, Rubén y Mikel

El cerebro ha dejado de ser un misterio. Los neuropsicólogos cada día saben más sobre su funcionamiento. De la mano de uno de ellos, Javier Tirapu, nos acercamos a este apasionante campo de la ciencia.
¿En qué consiste su trabajo?
En ver pacientes, la mayoría de ellos que han tenido una lesión cerebral, ya sea por ictus, traumatismos craneoencefálicos, tumores cerebrales... Y ahora me estoy centrando más en pacientes que tengan demencias y haciendo un diagnóstico precoz de esas demencias, estudiándolas. También escribo, doy conferencias...
¿Con qué parte de su quehacer profesional disfruta más?
Lo que más me gusta es ver pacientes, intentar que su vida mejore despuésde estar conmigo.
¿Y qué le resulta más complicado?
No lo sé, quizá las entrevistas.
¿Trabaja con personas con discapacidad intelectual?
Trabajé hace tiempo, pero ahora la mayoría de mis pacientes no tienen discapacidad intelectual, sino que han sufrido una lesión cerebral. Yo intento saber dónde está la lesión y cómo afecta al comportamiento. Trato de predecir cómo va a evolucionar el proceso y detenerlo si podemos frenar ese proceso degenerativo del cerebro.
¿Qué pediría a los políticos para mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual?
Les pediría que tuvieran una visión de hombres de Estado, que se preocupen menos por las próximas elecciones y más por las próximas generaciones. Los políticos tienen miopía para el futuro, no miran más que a cuatro años vista, piensan en lo que les conviene para ganar las elecciones. Por ejemplo, les pediría que se trate a los niños de 3 a a 16 años con daño cerebral. Me parece una vergüenza que los niños no tengan tratamiento hasta los 16 años.
¿Qué deseos querría ver cumplidos?
En lo profesional (y también en lo personal porque es difícil separarlo), me gustaría aprender cada día para ser mejor y así intentar que la vida de mis pacientes sea mejor. A nivel personal, mi deseo es tener
una vida completa, esto es, tener mis necesidades cubiertas: las necesidades biológicas y también las afectivas. Algunos quieren tener mucho dinero; a mí el dinero solo me sirve para no tener que preocuparme de que me falte.

Ver entrevista completa pinchando aquí

Imagen de portada: isterria

3 de junio 2015

¿Qué son los sueños y cómo podemos interpretarlos?

¿Qué son los sueños y cómo podemos interpretarlos? Javier Tirapu Ustárroz, Psicólogo Clínico y Director Técnico y Científico del Área de Neuropsicología de la Fundación Argibide.

Entrevista 3 de Junio. Me importas Tú. Navarra TV

Imagen de portada: Telemundo51

28 de mayo 2015

Alcoholismo y Cognición - IV Jornada de Actualización en Demencias con la participación de Iñaki Lorea

Iñaki Lorea, Psicólogo Clínico Responsable de la Unidad de Trastornos de la Personalidad de la Fundación Argibide participa el 2 de junio en la IV Jornada de Actualización en Demencia Alcoholismo y Cognición que organiza el grupo de Demencias de la SNGG y que tendrá lugar de 17:00 a 19:00 horas, en el Colegio de Médicos. Avda., Baja Navarra, 47. Pamplona

Si desea inscribirse pulse aquí

PROGRAMA

 

1.- Efectos cognitivos del consumo agudo y crónico de alcohol.   Olga Arbeo. Médico. Asociación Zuria

 

2. – Síndromes específicos: Wernike Korsakoff, Marchiafava- Bignami… Rosa Larumbe. Neuróloga. Complejo Hospitalario de Navarra

 

3. – Manejo: tratamiento y rehabilitación cognitiva. Iñaki Lorea. Psicólogo Clínico Responsable de la Unidad de Trastornos de la Personalidad  de la Fundación Argibide

 

 

 

Inscripciones en:

 

sngeriatria@yahoo.es  ver también: www.sngg.es

 

Haciendo constar: Nombre y apellidos. Correo electrónico de contacto: Profesión/Asociación. Socio/a de la SNGG: SI – NO

 

Para más información: Tfno.: 699 45 46 34

27 de mayo 2015

Finaliza el Curso Teórico Práctico en Neuropsicología impartido por Javier Tirapu

Javier Tirapu Ustárroz, Psicólogo Clínico y Director del Servicio  de Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Terapia Ocupacional de la Fundación Argibide ha impartido en Logroño el Curso Teórico Práctico en Neuropsicología durante los días 24 y 25 de Abril y 15 y 16 de mayo en el Colegio Oficial de Psicólogos de La Rioja. El curso ha estado dirigido a Psicólogos, Médicos y estudiantes de ambas disciplinas.

El objetivo era exponer de manera teórico-práctica (aportación de material) los conocimientos actuales sobre el funcionamiento del cerebro y su repercusión en la esfera cognitiva, emocional u conductual y no ciñéndonos al ya clásico concepto de funciones ejecutivas sino a conceptos como cognición social, emociones y conciencia. El curso lo organiza la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias de la Rioja (Sistema Nacional de Salud).

 

CONTENIDOS

1. INTRODUCCIÓN: ¿PARA QUE SIRVE EL CEREBRO Y COMO FUNCIONA?

2. NEUROANTOMIA DEL CORTEX PREFRONTAL.

3. NEUROPSICOLOGÍA DE LA ATENCIÓN
- MODELOS DE FUNCIONES EJECUTIVAS
- CÓMO EVALUAR LAS FUNCIONES EJECUTIVAS.
- INTERVENCIÓN EN FUNCIONES EJECUTIVAS.

4. COGNICIÓN SOCIAL: CONCEPTO
- MODELOS DE COGNICION SOCIAL
- ¿CÓMO EVALUAR LA COGNICIÓN SOCIAL?
- INTERVENCIÓN EN COGNICIÓN SOCIAL

5. NEUROPSICOLOGÍA DE LAS EMOCIONES

6. NEUROPSICOLOGÍA DE LA CONCIENCIA
- LA AUTOCONCIENCIA.
- LA CONCIENCIA DE LOS DEFICIA.
- INTERVENCIONES PARA MEJORAR LA AUTOCONCIENCIA
- CONCIENCIA DE LOS DÉFICITS
- INTERVENCIONES PARA MEJORAR LA AUTOCONCIENCIA

 

26 de mayo 2015

Javier Tirapu inaugura en Huesca en el IX Encuentro de Neurociencias "Cerebro, cognición y conducta"

Javier Tirapu Ustárroz, Psicólogo Clínico y Director del Servicio  de Neuropsicología, Neuropsiquiatría y Terapia Ocupacional de la Fundación Argibide participa en el IX Encuentro de Neurociencias “Cerebro, cognición y conducta” que se celebra en Huesca el 27 y 28 de mayo. Tirapu ofrecerá la conferencia inaugural bajo el título “Todo lo que siempre quiso saber sobre el cerebro y no se atrevió a preguntar”. Las jornadas que se celebran en el Centro Ibercaja Palacio de Villahermosa, están organizadas por Carmelo Pelegrín y Javier Olivera del Servicio de Psiquiatría del Hospital San Jorge de Huesca, Biomed Aragón y el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud.

Estos encuentros de neurociencias se vienen celebrando en Aragón desde hace más de diez años, como iniciativa de un grupo de profesores e investigadores de la Universidad de Zaragoza. El objetivo de estas reuniones es compartir el conocimiento y promover el intercambio de ideas entre los distintos grupos de investigación relacionados con las neurociencias, de modo que se facilite la colaboración multidisciplinar en investigación, por encima de las barreras institucionales y corporativas que los separan.

 

Jornadas Neurociencia

PROGRAMA

MIÉRCOLES 27 DE MAYO

19:00 hs. INAUGURACIÓN OFICIAL. Comité organizador y Autoridades

19:15 hs. CONFERENCIA INAUGURAL. “Todo lo que siempre quiso saber sobre el cerebro y no se atrevió a preguntar”. Javier Tirapu

20:00 hs. CONFERENCIA PRESENTACIÓN. “uRing, el anillo de las emociones”. Javier Mínguez y María López

20:30 Aperitivo de bienvenida

JUEVES 28 DE MAYO

9:00 – 10:30 hs. Mesa Redonda. “Neurolingüística” Facultad de Ciencias de la Educación de Huesca

10:30 – 11:00 hs. Café de trabajo y exposición de póster

11:00 – 12:30 hs. Mesa Redonda. “Nutrición, ejercicio físico y cognición”. Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte de Huesca

12:30 – 14:00. Comunicaciones orales libres (I)

14:00 – 16:00 hs. Comida (libre)

16:00 – 17:30 hs. Mesa Redonda. “Neurociencia aplicada a la clínica”. Servicios de Neurología, Neurofisiología y Psiquiatría del Hospital San Jorge de Huesca

17:30 – 18:00 hs. Café de trabajo y exposición de póster

 18:00 – 19:30 hs. Comunicaciones orales libres (II)

20:00 hs. Clausura del IX Encuentro de Neurociencias (Comité organizador)

Fotografía de portada: Obra Hipocampo de Jorge Gimeno Muro

25 de mayo 2015

Entrevista a Vicente Madoz en Navarra TV sobre su libro "Vivir la muerte"

El Dr. Vicente Madoz, médico psiquiatra y fundador de Fundación Argibide habla de su libro "Vivir la Muerte. La muerte y el morir" en Navarra TV.

Entrevista 23 de Mayo. Implicados;. Navarra TV

24 de mayo 2015

Pasar por un buen duelo nos ayuda a nacer otra vez? Entrevista a Vicente Madoz en Diario de Noticias sobre su nuevo libro

Entrevista en Diario de Noticias. 24 de Mayo. Amaia Rodríguez- Iban Aguinaga

“Pasar por un buen duelo nos ayuda a nacer otra vez”

Aunque califica el duelo como una de las experiencias más duras, Vicente Madoz señala que superarlo puede suponer algo muy enriquecedor a nivel personal

El psiquiatra Vicente Madoz ha publicado recientemente el libro Vivir la muerte, en el cual trata de transmitir su convicción de que el morir es parte fundamental de la vida. Tener miedo a la muerte forma parte del ser humano.

Libro Vicente Madoz. Vivir la Muerte

Tener miedo a la muerte forma parte del ser humano. ¿Se va atenuando conforme nos hacemos mayores?

-Efectivamente, en la medida en la que te vas haciendo mayor, el miedo disminuye. Normalmente, las personas que hemos pasado de los 50 o 60 años tenemos menos miedos que los que son más jóvenes.

¿Por qué se tiene miedo a morir?

-El miedo a la muerte es el miedo a lo desconocido, al misterio, y es algo habitual. Hay que decir que todos tenemos un miedo llamado ontológico, existencial. Sentimos que la muerte es un vacío y eso nos asusta, pero es bueno. Después, hay personas que tienen miedos más enfermizos, como el miedo al dolor, a la descomposición corporal, al más allá... Estos últimos nos bloquean y no nos ayudan a crecer, por lo que hay que evitarlos en la medida de lo posible.

La separación de las personas queridas cuando llega la muerte es algo muy temido.

-Cuando a una persona le dices que se va a morir, de lo primero que se acuerda es de las personas queridas, de sus familiares y amigos. Entonces, aparece el miedo a la separación. Pero esto ocurre tanto en las personas que se van a morir como entre los que se quedan. En estos últimos, ese miedo es más prolongado, porque no saben cómo se sentirán cuando su ser querido ya no esté.

Hablando de los que se quedan, ¿es importante que pasen por un buen duelo y lo superen?

-Sí, esto es muy enriquecedor. La elaboración de un duelo sano es muy bueno para la persona que lo vive. El duelo es una crisis, un momento difícil donde hay muchas fuerzas y sentimientos que se contraponen entre sí, que son conflictivos. No obstante, hay que recalcar que gracias a estas crisis los seres humanos maduramos, crecemos y nos vamos haciendo mejores personas. Por eso, pese a pasar por una pérdida dura, el duelo bien elaborado nos va a enriquecer mucho como personas.

¿Podría decirse que una persona pasa por diferentes fases en un duelo?

-Cada vez utilizamos menos la terminología de las fases, porque cuando se habla de una fase parece que estamos hablando de una enfermedad. El duelo no es ninguna enfermedad sino un proceso normal. De todas maneras, sí que hay una serie de aspectos comunes.

¿Cuáles son?

-Hay un primer momento de choque, en el que nos encontramos en una situación de estrés y estamos fuera de la realidad. Al cabo de una semana, más o menos, continuamos sin creernos lo que ha pasado y estamos ausentes. En ese momento, es muy importante la figura del yo auxiliar, que son personas que nos ayudan a seguir nuestra rutina. En la siguiente etapa estamos más emocionados, echamos en falta a la persona que se ha ido. Nos damos cuenta de lo que realmente ha pasado, y tenemos rabia, pena y rebeldía. A partir de entonces, entramos en una fase depresiva, en la que ya somos conscientes de lo que ha ocurrido. Después de unos meses, entramos en una etapa de transición, en la que pensamos mucho sobre el sentido de la vida y la muerte. Esta es una época de crecimiento si la sabes vivir bien. Por último, pasamos por la asimilación y la recuperación, que suele darse al año, más o menos.

¿Es común que alguna persona se estanque en alguna fase?

-Sí que hay personas que se pueden estancar en alguna etapa con una depresión o sin tener control de la situación, pero esto depende de muchas variables. Hay que tener en cuenta cómo ha sido la muerte del ser querido o la relación que teníamos con él, entre otros aspectos.

¿Se necesita el apoyo de los demás para afrontar un duelo?

-En los primeros días es muy importante porque te quedas bloqueado y necesitas alguien que te ayude a organizarte. En el resto del duelo viene muy bien tener un acompañante, una persona con la que puedas hablar y te ayude a elaborar el duelo.

¿Qué supone para una persona superar un duelo?

-Renacer de nuevo. Tras superar un duelo, te quedas mucho mejor. Tienes una mayor capacidad para valorar tu futuro y para buscar un proyecto de vida nuevo. El duelo nos ayuda a renacer, a vivir otra vez. Es una etapa de nuestra vida que, habitualmente, es mucho mejor, porque nos sentimos más seguros. Es una forma clara de crecimiento y muy positiva.

Puede ver la entrevista en Diario de Noticias pinchando aquí

Pág. 12 de 23
FUNDACIÓN ARGIBIDE - C/ Iturrama 7, entreplanta, 31007 Pamplona (Navarra)
T 948 266 511 - F 948 266 650
info@fundacionargibide.org